Amapola

No vio el mundo
mejor
flor
que aquella que,
a veces,
despertó
mi beso,
en el trigal
maduro
de tu amor,
sangrante amapola
roja,
roja,
como mi pasión.