Bañada de ternuras

Atisbo entre las yerbas
tu paso tempranero.

Desgrano tu recuerdo
de transparente seda.
Olfateo entre el polen
tu aroma de mujer:
hembra briosa,
sedienta,
cuando en mí te recuerdas
erizada tu piel.

Te ofreces a mis ansias
como el rocío al campo.

Como potranca en celo
te das, cual fruto ardiente,
tu carne se hace pulpa
de mi mejor presente.

Te marchas por la yerba
bañadas de ternuras.

Preñadas tus entrañas
de enormes lunas púrpuras,
erguidos tus pezones,
azahares del monte.

Entre las yerbas
rumio,
tus últimas cadencias.