¿Festejar? (01-12-07)

Festejar ni qué mi abuela,
nadie tocó una corneta,
estaban más apagados
que frío culo de candela.

Al mismo “champulón” ese:
ministro de desvergüenza,
como pudín mal fraguado,
se le temblaba la jeta...

Y es que la vieron bien fea
y, si no fueran sus tretas,
desnudos habrían quedado
el gobierno y sus bombetas.

Nadie festejó ese “triunfo”
comprado de mil maneras,
ellos saben que a las buenas
bajo tierra ahora estuvieran.

Muertos -digo- ¿no lo están?
Estarlo más les valiera;
ya hay muchos que los votaron
sufriendo las consecuencias.

Ellos saben que cambiaron
la Patria por hamburguesas,
por eso no celebraron
esa “victoria” tan negra.

Saben ya los partidarios
de este corrupto gobierno
que no les van a pagar
todo cuanto ahí ofrecieron.

Saben que los engañados
fueron ellos y no el pueblo
que lanzó su grito largo
y dijo NO al referéndum.

Saben que vendrán las penas
igual par todo el pueblo,
que su apoyo es inmoral,
soga para su pescuezo...

Dejen que las medicinas se pongan inalcanzables...
Dejen que los seguritos suban y sean impagables...
Dejen que el ICE les cobre y no haya con qué pagarle...
Dejen que el tubo se seque y el agua les llegue en tanque...
Dejen que, teniendo plata, carezcan de vegetales...
Dejen que los campesinos ya no cultiven la tierra...
Dejen que haya que matar para saciarse la hambruna...
Dejen que los indios mueran con su poesía en las tumbas...
Dejen que cobren el aire y a todos nos lleve puta...
Dejen que haya más aumentos, menos plata y más impuestos...
Dejen que la gasolina aumente y suba los precios...
Dejen que las pobres calles sean tumbas llenas de huecos...
Dejen que sepan al fin, lo que ganaron por necios...

Dejen que los atornillen
y no haya quien los defienda,
y brillen los sindicatos,
como siempre, por su ausencia.

A esos tampoco les valen
los ciudadanos honestos,
porque sólo se preocupan
por aumentarse sus sueldos...

¿Qué podían festejar,
si nos vendieron cual Judas?
¿Y qué podían celebrar,
si el futuro queda a oscuras?

En el país se cagaron,
en los pobres campesinos,
en la fe y la democracia,
la libertad y sus hijos...

Eso le pasó a este pueblo
con confiados traga cuento,
ignorantes y cobardes
serviles y limosneros...

p.115-117