Ingratitud (14-10-07)

Pintores cuyos pinceles
rescatan eternidades,
¿por qué no pintaron cercas
para frenar la ambición,
de aquellos que nos robaron
la Patria que Dios nos dio?

¿Por qué no los vi en las marchas
solidarios con el pueblo?
¿Por qué no fueron más nobles
con la Patria que hoy perdemos?
¿Por qué faltaron más voces,
más humanismo y más güevos?

Como ven, nuestro buen pueblo,
en dos se nos dividió;
por aquí van los patriotas,
sangrando su corazón...
Del otro lado, sonriendo,
el gobierno violador
con su jauría muerta de hambre
que nuestra paz destrozó.

Escultor de mil batallas
¿dónde estaba tu cincel,
el que a las piedras da vida
con tanto amor y pasión?
¿Por qué no tallaste: PATRIA,
con la gubia de tu voz?

¿Por qué no esculpiste en oro
el nombre de Costa Rica,
que pudo decirle NO
a la nación más grande y rica,
para ejemplo de otros pueblos
que hoy, mancillados, nos miran?

Artistas que le dan vuelo
sin alas al pensamiento,
¿de qué les sirve crear arte
si algo sagrado perdieron,
si también con su silencio
humillaron a su pueblo?

¿Cómo han de llamarse libres
los hijos que han engendrado,
si no pintaron barrancos
ni esculpieron aquí un ALTO,
si morir la democracia,
como pendejos dejaron?

Los artistas deben ser
los que marquen esas pautas,
los que señalen las sendas
de luz, de paz, de esperanza,
pero no los que se agachan
cuando la Patria los llama...

¿Creen acaso que los gringos
les van a llenar la panza?
¿O que los van a querer
para su corte, esas ratas,
si te llaman caracol
cuando ellos se sienten águilas?

Raya con toda grandeza
la ingratitud demostrada
por esos que a la cultura
han de pintarle la cara...
¡Ojalá algún día despierten
y recuerden lo que es PATRIA!

p.26-28