Mujeres valientes (11-12-07)

Las flores se revelaron
valientes y luchadoras,
madres fieles y amorosas,
feroces, como las leonas.
(Bajo toda rosa asoma,
la espina desgarradora).

Se partieron toda el alma
luchando por esta Patria,
gente sencilla, de a pata,
pero también estudiada;
la lección que nos brindaron,
es para nunca olvidarla.

Fueron la Fuenteovejuna,
si bien no emplearon más armas
que la verdad y el amor
vertidos en la palabra,
los hechos y el corazón
con que fueron a las marchas.

Junto a muchos se partieron
para defender la Patria,
le dieron al referéndum
dignidad, valentía, gracia;
lo que al varón le faltó,
a ellas les sobró en enaguas.

Vale la pena escribir
su actitud para la Historia,
pues merecen todo elogio,
todo respeto y la gloria,
de llamarse, de la Patria,
flores, guerreras o leonas.

Mientras desde la asamblea
malas madres nos vendieron,
con honor y valentía
estas rayaron el cielo,
para dejar su recuerdo
cuando gritando dijeron:
“¡Viva esta Patria Bendita,
nuestra paz y nuestro suelo
y abajo los dictadores
que nos roban el sustento.
Para nosotras los hijos
importan más que el dinero!”

De estas mujeres vendrá
muy pronto algún justiciero,
que les recuerde a estos tercos
que muere a hierro el que a hierro,
acaba cobardemente,
desde el poder, a su pueblo.

Vestidas de blanco fueron
a defender los derechos,
a pelear, a su manera,
la libertad de su pueblo.

Si hubiese sido por ellas,
la historia no sería cuento...

p.136-137