Robles de Sabana

Ya los robles de sabana
florecieron, visten rosa.

Esperan ya tus pisadas
de gacela cadenciosa
y, para tu andar de reina,
han preparado su alfombra...

Nadie les dijo
que tú,
ya no volverías conmigo.

Nadie les contó
que tú,
ya no juntarías más flores.

Yo no volví para allá.
Ninguna voz los previno.

También en mi alma han caído
las flores de tu cariño;
alguien les dijo
que tú
ya no volverías conmigo.